En la cata de un vino participan todos los sentidos: la vista, el olfato, el tacto, el gusto e incluso el oído. Es una experiencia que despierta la memoria, la emoción y la imaginación. ¡Y no hace falta ser un experto para saborear y apreciar un vino!

Diviértete en cada una de las mesas (una para los vinos tintos y otra para los blancos) y descubre los colores, aromas y texturas de los vinos. La cata dejará de ser un misterio para ti mientras te diviertes creando maridajes o rememorando aromas.

Le buffet des 5 sens

Le buffet des 5 sens

Realizado gracias al mecenazgo de

También