La historia del vino está inextricablemente ligada a los ríos y los mares. Desde la Antigüedad hasta la invención del ferrocarril en el siglo XIX, los cursos de agua, más seguros que el transporte terrestre, se utilizaron para llevar el vino a las tierras del interior.

Estas vías navegables esenciales contribuyeron a la creación y al desarrollo de importantes viñedos.

Déjate llevar por la historia de estos ríos y surca las aguas del Duero, el Ródano, el Rin, el Sena, el Garona y el Loira.

Au fil des fleuves

Au fil des fleuves

Realizado gracias al mecenazgo de

También